Cadáveres Ungidos.

···········································································

 Licencia de Creative Commons


Cadáveres se agolpan en sus límites,

ungidos por la mano del humilde,

relacionados por el roce de su piel

abstraídos en su condición inerte,

cuerpos sin memoria, alejados

de sus vidas sinuosas e interactivas.

El sonido de la música cabalga

absorbiendo la calidez de mi alma,

imaginada y consciente, trémula,

sabe que no quedará nada más,

solo silencio tras  mi muerte.

No habrá más belleza capturada en mis ojos,

reflejada en sonrisas que invadan el aire,

recorriendo la textura transparente y etérea.

Que corta y mínima la cantidad de instantes,

que pequeño el estado de paradójica existencia,

que minúsculo el cúmulo que nos conforma,

que inmediato el final que nos acaba y olvida.

Sigo vivo, aún respiro, no hay tiempo que perder.

Te quiero, sí, es importante que lo sepas

ahora que todavía estoy vivo para amarte.

. by manuel haro jurado is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-ShareAlike 3.0 Spain License.

Pablo Neruda, poesía Pura e infinita.

Este fue mi primer gran poema, cantado por Paco Ibañez.

con este poema empezó todo hace más de 30 años…

Poema 20
Puedo escribir los versos más tristes esta noche.
Escribir, por ejemplo: “La noche esta estrellada,
y tiritan, azules, los astros, a lo lejos”.
El viento de la noche gira en el cielo y canta.
Puedo escribir los versos más tristes esta noche.
Yo la quise, y a veces ella también me quiso.
En las noches como ésta la tuve entre mis brazos.
La besé tantas veces bajo el cielo infinito.
Ella me quiso, a veces yo también la quería.
Cómo no haber amado sus grandes ojos fijos.
Puedo escribir los versos más tristes esta noche.
Pensar que no la tengo. Sentir que la he perdido.
Oír la noche inmensa, más inmensa sin ella.
Y el verso cae al alma como al pasto el rocío.
Qué importa que mi amor no pudiera guardarla.
La noche está estrellada y ella no está conmigo.
Eso es todo. A lo lejos alguien canta. A lo lejos.
Mi alma no se contenta con haberla perdido.
Como para acercarla mi mirada la busca.
Mi corazón la busca, y ella no está conmigo.
La misma noche que hace blanquear los mismos árboles.
Nosotros, los de entonces, ya no somos los mismos.
Ya no la quiero, es cierto, pero cuánto la quise.
Mi voz buscaba el viento para tocar su oído.
De otro. Será de otro. Como antes de mis besos.
Su voz, su cuerpo claro. Sus ojos infinitos.
Ya no la quiero, es cierto, pero tal vez la quiero.
Es tan corto el amor, y es tan largo el olvido.
Porque en noches como esta la tuve entre mis brazos,
mi alma no se contenta con haberla perdido.
Aunque éste sea el último dolor que ella me causa,
y éstos sean los últimos versos que yo le escribo.

Universos líticos.


···········································································

 Licencia de Creative Commons

Universo deshabitado,  poesía,

lodo nostálgico que corre en las alcantarillas,

trasgresión de mamíferos sin pedigrí,

ratas erguidas que amantan las bocas desdentadas,

periféricas alusiones seduciendo lo cotidiano.

En los mares sin flores de tu vientre

se fecundan lágrimas sin nombre ni sonrisa,

mal nacidos engendros que rasgan las nubes

con el dolor de su existencia, lluvia negra

y oscuro semblante en rostros adheridos,

la maldad danza en sus labios y mata.

Poesía negra, lodo hechizado de humanidad

ruboriza las mejillas de las doncellas,

cuellos como tallo de rosas degollados

por las palabras caen al suelo y manchan.

Inteligencia vomitada, trágica poesía,

poesía herida de humanidad,

rota poesía en sonidos cáusticos,

poema hecho de todo material,

asediado, asesinado, asustado,

poema urgente como la muerte.

Poesía de coral y litio,

lágrimas robadas por el viento

del rostro anónimo del poeta.

. by manuel haro jurado is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-ShareAlike 3.0 Spain License.