Cada instante que mueres


·················································································

Licencia de Creative Commons

Que por ser de brisa y otoño
no te atraviesen balas injustas,
que tu piel de seda tiemble
en sueños inseguros, prohibidos.

Son raudos los dientes afilados
dispuestos para devorar mi fragilidad.
Miro una pared y no imagino,
terrible se posa la nieve en cuerpos desalmados.

Un cuerpo sesgado tiñe nubes,
apuñalados los muertos y sus cadáveres,
tropiezan con sus brazos inertes,
silenciados sus cerebros en este sueño gris,
se van enroscando como anillos
los pálidos gusanos que limpian sus huesos.
En sus manos pútridas se mezclan
débiles aromas de azahar y violetas,
brotan melodías cual nacientes ríos
que en vigoroso caudal de viento confluyen,
desbordan los sentidos y engullen
fragmentados, aquellos muertos recurrentes.

Petrificadas bocas babeantes
e insensibles, anhelan pecar,
ya no hay Dios, ni Cruz, ni pecado, solo ellos.

La mañana trae de nuevo la luz,
pero mis ojos atrapados
en oscuros senderos, niegan
distinguir los tenues rayos,
torbellinos dispares, enajenados
como balas injustas atraviesan mi ventana.

. by manuel haro jurado is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-ShareAlike 3.0 Spain License.

Anuncios

Un sigilo, un adiós.

 


···················································································

Licencia de Creative Commons
Poesía inexistente,
verso escrito en el viento.
Agridulce pasar del tiempo,
susurros de una quimera.
Vida.
Los esbozos de un piano triste
agrietan el alma cansada y sola,
cual buzón de correos
de cualquier ciudad,
donde se sueñan cartas
de un amor que no conoce
destino ni remitente.
De mi bolsa de monedas
guardaré la primera,
para mi último viaje.
Para qué busqué tu sonrisa
a cada paso, en cada sueño,
extrayendo detalles
de los ángulos imaginarios,
resolviendo dudas increíbles
por instinto apasionado,
para qué busqué en todo hueco
y sombra, esperando hallar
un destello, un brillo biselado.
Fue en vano, nada hallé.
Poesía inexistente,
sonrisa inacabada,
aciago crepúsculo
que todo lo atesoras.
Mi vida y mi amor,
son un beso escrito
que jamás halló labios
donde anidase su voz.
30-08-2010.
M.H.J.
. by manuel haro jurado is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-ShareAlike 3.0 Spain License.

Le dije a la luna.


···································································

Licencia de Creative Commons

Qué brizna de fina hierba
anida en el torrente de tu melena,
qué trino sigiloso se posa
en el filo de tus labios de brisa,
qué manantial de clara agua
llega hasta la fuente de tu rostro,
regazo que calma mi sed.
Son tus besos cuna
de mis lágrimas de felicidad,
símil del amor de aquel emigrante
que crece y crece con la distancia,
así en mi pecho el latido
de tu corazón se hace horizonte.
Y ya no puedo beber más palabras,
gotas cual racimos,
que a mi garganta, ofrece tu voz.
Te amo con el temple
de aquel amante,
que ama sobrecogido,
por que su amor pertenece
a un tiempo desnudo de segundos,
dividido por miradas de horas en punto,
y minutos ya sin el verbo, y soy,
posado como un sujeto enamorado
en la tibieza de tu piel morena,
tu hombre y tu mi mujer.
. by manuel haro jurado is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-ShareAlike 3.0 Spain License.

Mi amor está en tus labios.


···································································

Licencia de Creative Commons

Dicen que el sol quiebra sus rayos sobre tu piel,
Dicen que mis labios absorben la luz reflejada,
Tus labios llevan la luz de las sombras opuestas
Reflejan la soledad del vacío inacabado…
Las avispas llevan cargadas las memorias,
Tus labios escapan al sentido índigo,
Escapan torpes y dispuestos a precipitarse,
Sinceros corren, arrojados en turbulencia
Y no rozan el gélido vértice que proteges.
Sol que me engañas con tu calor.
Corren por las comisuras de un abismo con boca,
Tus Demonios de hielo me están carcomiendo la piel,
Tus dedos enhebran con sigilo los soles negros
Esquitas flores de hiedra alumbran la noche

Y el regalo de la muerte esquiva
Sugiere lunas de brillo impoluto,
Briznas de nostalgia acuchillan
La trémula jaula que liberó mi mirada,
Robando tu voz para mis oídos.

Nuestros cuerpos se diseccionan a sí mismos,
Clavando alfileres en su recorrido,
Clavaré tu sonrisa en el ojo de un gato
Sembraremos juntos larvas en la cavidad del vacío.

Seremos al fin huérfanos de la felicidad
Arropados por el viento de nuestro amor,
Seremos al fin ola de nubes imaginarias,
Sol apagado que aún brilla en nuestros corazones,
Seremos esclavos de nuestra libertad.

Una oda suspira versos sólidos en mis oídos,
Nos quedaremos agazapados en un agujero cóncavo,
Bebiendo la lluvia de nuestros rostros.

Ariana Bernal y Manuel Haro.(Arianaliquida y Manuharo).

18-08-2010.. by manuel haro jurado is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-ShareAlike 3.0 Spain License.